Inicio Mapa del sitio  |  Contáctenos
Martes, 22 de abril de 2014  -  Lima, 1:47 am
 
Inicio

Versión imprimible

El conjunto de actividades realizadas por la Oficina Regional para América Latina y el Caribe tiene como propósito consolidar el Trabajo Decente, como tema unificador de la labor de todas las Oficinas de la sede. Asimismo el enfoque del Trabajo Decente vincula entre sí a los cuatro objetivos estratégicos de la Organización:

  • crear mayores oportunidades de empleo;
  • promover y cumplir los derechos en el lugar de trabajo;
  • protección social para todos, y
  • fortalecer el tripartismo y el diálogo social.

Se ha incorporado así mismo la perspectiva de género y desarrollo en todas las actividades de la OIT, además de la preocupación por integrar la dimensión sociolaboral en los procesos de integración que están actualmente en marcha en América Latina y el Caribe.

Las prioridades del programa regional se establecen mediante un proceso de consultas periódicas con los mandantes y están en conformidad con las conclusiones y recomendaciones de la Reunión Regional Americana (RRA), y de las orientaciones emanadas del Consejo de Administración de la OIT.

La RRA se realiza aproximandamente, cada cuatro años y reúne representantes de los gobiernos, organizaciones de trabajadores y de empleadores de toda América continental, además de los directores y representantes de las diferentes oficinas de la OIT en la región, así como funcionarios de la sede en Ginebra.

La XV Reunión Regional Americana cuyo tema central fue la "Globalización y Trabajo Decente en las Américas" realizada en diciembre de 2002 en Lima, tuvo como finalidad proporcionar una plataforma para que las delegaciones tripartitas expresen sus opiniones sobre el programa de actividades regionales de la OIT y su aplicación. En dicha reunión el Director General de la OIT, Juan Somavía presentó el ”Informe "Globalización y Trabajo Decente en las Américas" y las Actividades de la OIT en las Américas, 1999 -2002, que constituyó una plataforma para propiciar un análisis con el fin de orientar y guiar las actividades futuras de la OIT en esta región.

 

Breve Historia

El 8 de octubre de 1953 llegó al Perú una Misión de Asistencia Técnica de la OIT para el Área Andina, orientada hacia la promoción de los derechos de los pueblos indígenas, desarrollando su ámbito de acción no sólo en el Perú, sino también en Bolivia y Colombia.

A fines de 1954, a raíz de las múltiples actividades y de los logros obtenidos por dicho proyecto, se decidió establecer un Centro de Acción en Lima.

El 22 de Junio de 1960, siendo Ministro de Trabajo y Asuntos Indígenas del Perú, el Doctor Luis Alvarado Garrido, se firma en Ginebra oficialmente, un Acuerdo entre el gobierno del Perú y la Oficina Internacional del Trabajo, reconociendo al Centro de Acción como Organismo Internacional y determinando los privilegios e inmunidades correspondientes.

Posteriormente, el Centro de Acción de Lima es elevado a la categoría de Oficina Regional para América Latina y el Caribe.

 

Cooperación Técnica

La cooperación técnica es uno de los principales medios de acción de la OIT para el éxito de su misión y el logro de sus objetivos y, como tal, se constituye en uno de los mayores instrumentos para llevar a la práctica el principio del Trabajo Decente en el plano nacional. Por lo tanto la cooperación técnica forma parte integral de las actividades de la Organización.

Las actividades de Cooperación Técnica consisten en asesorías técnicas a cargo de especialistas y consultores; capacitación a través de reuniones, seminarios, cursos, coloquios y proyectos que se determinan principalmente en función de las necesidades de los países, de las sub regiones o de la región en su conjunto, así como de sus objetivos específicos.

Durante el periodo 1999-2002, la región de las Américas ha hecho grandes esfuerzos para conseguir la financiación de nuevos programas o proyectos, habiendo elevado considerablemente el volumen de recursos asignados a la región, tal como se refleja en el Anexo: Actividades de la OIT en las Américas 1999-2002, presentado en la última Reunión Regional de las Américas (RRA).

 

Normas Internacionales

Según Mandato de la OIT,  la organización formula normas internacionales del trabajo, que revisten la forma de Convenios y de Recomendaciones, por las que se fijan condiciones mínimas en materia de derechos laborales.

Desde 1919 la OIT adopta normas internacionales que abordan el problema de las condiciones de trabajo que entrañan “injusticia, miseria y privaciones” y desde 1944 el mandato normativo de la organización da cabida a asuntos de carácter general relacionados con la política social y los derechos humanos y civiles. Esencialmente, las normas internacionales del trabajo traducen un acuerdo internacional tripartito (entre gobiernos, empleadores y trabajadores) sobre dichos asuntos.

Las normas fundamentales del trabajo tal como se definen en la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo , representan una parte de la actividad normativa de la Organización.

La promoción de la Declaración y, por ende de los convenios sobre los derechos fundamentales en el trabajo, representa una de las acciones de las Oficinas de la OIT en América Latina y el Caribe. El objetivo final es conseguir un amplio y adecuado conocimiento por parte de los constituyentes y de otras instituciones de la sociedad civil.

Una de las prioridades de la OIT en la región será incluir los principios y derechos fundamentales en el trabajo, en los procesos de integración económica de la región.

Véase: Ratificaciones de los Convenios sobre los derechos humanos fundamentales realizados por países en las Americas.

subir


 

Estructura y Organigrama

La Oficina Regional para América Latina y el Caribe, con sede en Lima, Perú, tiene la responsabilidad de velar por el cumplimiento de los principios y políticas generales de la organización en todas las actividades que se desplieguen en la región, garantizando que éstas se lleven a cabo de conformidad con la política de la Organización, satisfagan las necesidades de los gobiernos, empleadores y trabajadores y se realicen en forma eficiente.

Para esta labor, el Director Regional cuenta con apoyo de los especialistas regionales en:

  • Actividades con los Trabajadores
  • Actividades con los Empleadores
  • Comunicaciones
  • Empleo Rural y Pueblos Indígenas
  • Género
  • Integración Económica y Social y Trabajo Decente
  • Trabajo Decente e Información y Análisis laboral
  • Trabajo Infantil

Asimismo cuenta con las Unidades de Programación, Administración y Finanzas, Recursos Humanos, Sistemas Informáticos, Biblioteca y Publicaciones.

El Director Regional ha instituido un Comité de Dirección Regional que se reúne periódicamente a fin de tratar los temas inherentes a la región.

La OIT cuenta con una red de oficinas tanto de alcance sub regional como por países, que en consulta con los constituyentes tripartitos, tienen la responsabilidad de identificar las necesidades y desarrollar, ejecutar, informar y evaluar las actividades que se desarrollen con el fin de alcanzar los objetivos estratégicos de la OIT.

Los directores de las Oficinas Sub regionales están bajo la autoridad de la Oficina Regional y representan a la OIT en los países que están bajo su responsabilidad directa. En la actualidad existen cuatro Oficinas Sub Regionales (OSR) de la OIT:

  • la Oficina Sub Regional para América Central, situada en San José de Costa Rica
  • la Oficina Sub Regional para el Caribe, ubicada en Puerto España;
  • la Oficina Sub Regional para el Cono Sur de América Latina, en Santiago de Chile;
  • la Oficina Sub Regional para los países andinos, localizada en Lima.

Las Oficinas por países de la OIT están bajo la autoridad directa de la Oficina Regional y están situadas en Buenos Aires (Argentina), Brasilia (Brasil) y en México (México y Cuba).

El CINTERFOR, Centro Interamericano de Investigación y Documentación sobre Formación Profesional, situado en Montevideo, Uruguay, prepara y consolida la red de formación profesional y ayuda a asesorar a los mandantes en lo que atañe a las políticas y programas de formación profesional, en cooperación con las oficinas sub regionales y las oficinas de la OIT.

En forma directa, su acción abarca a la totalidad de los países de América Latina, el Caribe y España, estructurándose fundamentalmente en torno a tres ámbitos: la cooperación técnica, la producción editorial y la diseminación de conocimientos.

Haga click aqui para ver una imagen del organigrama de la organización

subir


 

Oficina Subregional América Central

Sede: San José de Costa Rica.
Países: Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Panamá, República Dominicana.

 

Contexto Sociolaboral

La falta de empleo en Centroamérica constituye un factor crítico de perpetuación de la pobreza. Aunque el desempleo abierto es menor al 10% de la población económicamente activa (PEA), el subempleo es muy alto. Las dimensiones de la deuda pública (externa e interna) reducen ulteriormente la posibilidad de adoptar políticas expansivas de crecimiento económico y creación de empleo.

La economía informal absorbe el 40% del empleo total y el 60% del empleo generado en la última década. Se estima que solamente un trabajador centroamericano entre tres está cubierto por el Seguro Social. El nivel de escolaridad media en América Central es de 5,6 años; 60 de cada cien miembros de la fuerza de trabajo con educación primaria o menos. La productividad tiende a ser baja y predominan los salarios bajos: en la mayoría de los países el nivel del salario mínimo es inferior al costo de la canasta básica alimentaria.

República Dominicana cuenta con una población cercana a los 8.5 millones de habitantes. Un quinto de su población vive por debajo de la línea de la pobreza; el decil superior recibe casi el cuarenta por ciento del ingreso nacional, mientras que el inferior, apenas el 1.6 por ciento. La tasa de desempleo se sitúa alrededor del 15 por ciento de la PEA, sus niveles educativos son muy bajos y el país afronta carencias de mano de obra capacitada.

Haití es el país con los indicadores socioeconómicos más rezagados de todo América Latina y el Caribe. El país ocupa el lugar número 146 en el último informe del PNUD sobre desarrollo humano. El ingreso anual per cápita en el año 2000 fue de 1.467 dólares, o sea el más bajo del continente. El 80% de la población vive bajo el nivel de pobreza. Sus indicadores sociolaborales son escasos y poco confiables, sin embargo el mercado de trabajo se caracteriza por un alto nivel de subempleo y de informalidad. Su condición de pobreza estructural, la mala calidad de la infraestructura, el bajo nivel de calificación de la fuerza de trabajo y la grave inestabilidad política que perdura desde hace muchas décadas, han propiciado la fuga del capital nacional y ahuyentado la inversión extranjera.

Pese a los evidentes progresos en la democratización política y en el diálogo social -éste último con el impulso de la OIT- las sociedades de la sub región siguen polarizadas  y con débil desarrollo institucional. Las instituciones y procesos de diálogo social han logrado resultados diversos en los diferentes países en cuanto a su efectividad y legitimación social. Por lo general, los Ministerios de Trabajo son instituciones dotadas de recursos y autoridad insuficiente respecto a la magnitud y complejidad de los desafíos laborales de cada país. Las organizaciones de empleadores aglutinan esencialmente el sector privado moderno, mientras que el sector sindical se concentra en el empleo público y, en algunos casos, en la agricultura comercial. La tasa de sindicalización es generalmente baja y la dispersión sindical es elevada. En particular, están poco desarrolladas las relaciones laborales a nivel de empresa, donde las organizaciones sindicales consideran que las prácticas antisindicales son todavía frecuentes.

 

Principales Desafíos Sociolaborales

El principal desafío de la OIT en la sub región es contribuir a la reducción de la pobreza a través de la promoción del Trabajo Decente. Este desafío comprende:

  • mejorar, en los Estados Miembros, la aplicación de las normas relacionadas con los principios y derechos fundamentales en el trabajo;
     
  • poner en marcha políticas y programas efectivos de desarrollo de recursos humanos, creación de empleo y erradicación de la pobreza;
  • adoptar normas y establecer sistemas tripartitos en el ámbito nacional y de empresa para la prevención de enfermedades y accidentes profesionales;
     
  • mejorar la viabilidad financiera de los sistemas nacionales de seguridad social y extender su cobertura, en particular, hacia los trabajadores del sector informal;
     
  • impulsar la concertación de políticas laborales a nivel nacional y sub regional entre gobiernos, empleadores y trabajadores.

 

 

Algunos Programas y Proyectos

  • El proyecto “Libertad sindical, negociación colectiva y relaciones de trabajo en Centroamérica (RELACENTRO)”, tiene como objetivo promover una cultura y prácticas de relaciones de trabajo sanas, en consonancia con los cambios políticos (democratización, Estado de Derecho, respeto de los derechos humanos, gobernabilidad) y económicos (cambio del rol del Estado en la economía, apertura, globalización) que conoce la sociedad centroamericana. En particular, el proyecto fomenta el desarrollo de sistemas alternos de resolución de conflictos laborales, la difusión de buenas prácticas laborales en las empresas y el desarrollo de la cooperación con el sector académico.
     
  • El “Programa Regional de Empleo Sostenible (PRES)”, se propone fortalecer las instituciones gubernamentales, interlocutores sociales, sector local privado, organizaciones de mujeres y otras organizaciones de micro y pequeña empresa, para que desarrollen e implementen políticas en apoyo a la pequeña y microempresa y el mejoramiento de la productividad y la calidad del empleo, con énfasis en las comunidades de bajos recursos. En particular, el Programa brinda asistencia técnica para el desarrollo del Centro Centroamericano para la Promoción de la Micro y Pequeña Empresa (CENPROMYPE).
     
  • El proyecto “Tripartismo y diálogo social en Centroamérica: fortalecimiento de los procesos de consolidación de la democracia (PRODIAC)”, tiene por objetivo contribuir a mejorar el proceso de consolidación democrática y la estructura de participación de los países cubiertos por el proyecto, a través de la promoción de una cultura de consulta, diálogo y búsqueda de consenso entre el gobierno y sus contrapartes sociales en un amplio rango de aspectos de común interés. El proyecto apoya el fortalecimiento de las instancias tripartitas de concertación en los países centroamericanos y República Dominicana, así como procesos sustantivos de diálogo tripartito.
     
  • El proyecto “Trabajo Decente por la formación y la innovación  (UNIVERSITAS)”, apoya a los gobiernos centrales y locales y a los interlocutores sociales en trazar estrategias relacionadas al enfoque del desarrollo humano y el trabajo decente a nivel local. El proyecto también desarrolla redes académicas en torno a los temas del desarrollo humano y el trabajo decente.
     
  • El proyecto “Fortalecimiento de la administración del trabajo”, se propone la mejora del sistema de inspección de trabajo en Costa Rica a través de la capacitación de su personal, la revisión de sus procedimientos, la definición de indicadores de gestión y la participación de los interlocutores sociales en la definición de políticas de inspección. El proyecto también pretende fortalecer la efectividad y promover la utilización del sistema nacional de resolución alterna de conflicto laborales, en particular apoyando la descentralización de este servicio hacia las provincias.
     
  • El proyecto “Mejoramiento de condiciones de trabajo en el sector de la subcontratación”, colabora con las organizaciones de empleadores de Haití en aras de introducir innovaciones y mejoras en las condiciones de trabajo que redunden en una mayor productividad y mayor bienestar laboral en el sector de la maquila.
     
  • El proyecto “Extensión de la Cobertura de la Seguridad Social a los excluidos y los pobres en Honduras”, fomenta un proceso de diálogo social entre el gobierno y los interlocutores sociales, a través del establecimiento de un plan nacional, estratégico y consensuado sobre las causas y dimensiones de la exclusión social, con el fin diseñar e implementar un plan estratégico de acción nacional para extender la cobertura de la seguridad social a los pobres y excluidos en Honduras.
     
  • El proyecto “Promoción del empleo y de la generación de ingresos a través del uso de tecnologías de trabajo intensivas de mano de obra ”, pretende contribuir a la reducción de la pobreza en las comunidades rurales pobres de Nicaragua, a través de la generación de empleo en la ejecución de obras de infraestructura y proyectos de desarrollo local, usando intensivamente la mano de obra y recursos locales e involucrando a las micro y pequeñas empresas y a las comunidades locales.
     
  • El proyecto “Promoción de Empleo Decente para Emigrantes Laborales y Mejora del Bienestar de sus Familias en Nicaragua”, apoya a las mujeres en las comunidades nicaragüenses emisoras de emigrantes en aras de generar alternativas de empleo y mejorar el bienestar material y afectivo de las familias afectadas por el fenómeno migratorio.

 

Convenios de la OIT ratificados por países de la subregión

Costa Rica

Salvador

Guatemala

Haití

Honduras

Nicaragua

Panamá 

República Dominicana

 

Página Web OFICINA SUB REGIONAL AMÉRICA CENTRAL

subir


 

Oficina Subregional Caribe

Sede: Port Spain

Países: Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Granada, Guyana, Jamaica, Saint Kitts y Nevis, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam, Trinidad y Tobago.

Otros países y territorios: Anguilla, Antillas Holandesas, Aruba, Bermudas, Islas Caimán, Islas Turcos y Caicos, Islas Vírgenes Británicas, Montserrat.

Contexto Sociolaboral

Los países de la región del Caribe son pequeños en tamaño y heterogéneos en su estructura. Históricamente las islas del Caribe fueron colonizadas por diversas potencias europeas, sobre todo Gran Bretaña, Francia España y Holanda. Aunque muchos países desde entonces obtuvieron su independencia, muchos han conservado -aunque con diferentes matices- tradiciones políticas y culturales implantadas desde la época colonial.

La amplia mayoría de los países del Caribe podrían considerarse como economías de nivel medio que experimentaron durante los años noventa, tasas de aumento del PBI entre altas y moderadas al tiempo que la mayoría de los países lograron estabilizar la inflación y las tasas de cambio.

Muchas economías del Caribe, incluidas aquellas de las islas más pobladas, ingresaron a la década del noventa con tasas de desempleo cercanas al 20%. Hacia el final de la década y principios del nuevo milenio 6 de los 12 países cuyas estadísticas se conocen, pueden atribuirse un éxito considerable en la baja del desempleo.  Bahamas, Barbados, Guyana y Trinidad han logrado bajar las tasas de desempleo a casi la mitad de su nivel más alto a principios de los noventa, hasta llevarlas a niveles de un solo dígito (como es el caso de Trinidad). El desempleo en la región afecta mayormente a los jóvenes

Los países del Caribe se han embarcado en un proceso de integración económica con miras a la formación de un mercado común del Caribe. La principal organización que agrupa a las naciones caribeñas del Commonwealth es la Comunidad Caribeña (CARICOM). La región se encuentra también comprometida en negociaciones para formar parte de una zona de libre comercio de las Américas.

Principales desafíos sociolaborales

El rol de la Oficina Subregional es ser una base confiable en asuntos laborales del Caribe, estimular el desarrollo de buenas políticas y prácticas laborales, trabajar para lograr un clima armonioso de relaciones industriales y asegurar que los mercados laborales de la región funcionen adecuadamente.

La prioridad actual de la oficina es ayudar a los países de la región, y a los miembros tripartitos en particular, a enfrentar el impacto de la globalización y la liberalización de mercados laborales y a manejar los procesos de cambio necesarios. La región se está preparando para dos procesos regionales de integración: la Economía y Mercado Unico Caribeño (CSME) y la FTAA.

Con la creciente amenza del HIV/SIDA en el Caribe, teniendo el segundo lugar de preponderancia en el mundo, la Oficina ha estado dando mayor importancia al impacto del HIV/SIDA en el mundo laboral y se ha unido con sus constituyentes y otras agencias de Naciones Unidas para dedicarse a este problema.

Algunos programas y proyectos

  • Programa para la Promoción de Cooperación en Gestión Laboral  (PROMALCO). El propósito de PROMALCO es iniciar un proceso de cambio que superaría el legado de las relaciones industriales antagónicas en el Caribe y crearía condiciones necesarias para la cooperación, confianza y asociación en el interés de salvaguardar la competitividad de las empresas caribeñas así como crear oportunidad para empleo y trabajo decente.
  • Programa Nacional para la Prevención y Eliminación del Trabajo Infantil en Jamaica.  Este proyecto se enfoca en generación de habilidades, toma de conciencia y una base confiable mejorada que contribuirá a una progresiva eliminación de las peores formas de trabajo infantil en Jamaica.
  • Identificación, Eliminación y Prevención de las Peores Formas de Trabajo Infantil en los países del Caribe Anglófonos y de habla Holandesa.  Este proyecto está encaminado a contribuir a la eliminación de las peores formas de trabajo infantil en los países de habla inglesa y holandesa, desarrollando una capacity ¿condición? subregional para la promoción efectiva e implementación nacional de políticas y programas que dan efecto a la Convención No. 182.
  • Sistema Caribeño de Información sobre Mercados Laborales (CLMIS). El proyecto Sistema Caribeño de Información sobre Mercados Laborales (CLMIS) es el encargado de proveer asistencia técnica y financiación inicial para la construcción y mejoramiento de la capacidad de producción y uso de la información de mercados laborales en países anglófonos del Caribe y Suriname.
  • HIV/SIDA y el mundo laboral en el Caribe. La pandemia HIV/SIDA representa una amenaza real al desarrollo caribeño.  Con una tasa de prevalencia de 2.4%, el Caribe es el segundo, le sigue al Afria Sub-Sahariana, en términos de vulnerabilidad. El HIV/SIDA también amenaza el cumplimiento de los principales objetivos de la OIT en materia de trabajo decente y empleo productivo para todos en un ambiente de igualdad y justicia social.  Así, la Oficina de la OIT en el Caribe ha determinado que tiene un rol mayoritario en mitigar el impacto del HI/SIDA en el mundo laboral del Caribe.

Adicionalmente a su programa normal de trabajo, la Oficina Subregional para el Caribe también está implementando proyectos para apoyar y promover su labor en el Caribe.

Convenios de la OIT ratificados por países de la subregión

Antigua y Barbuda

Bahamas

Barbados

Belice

Dominica

Granada

Guyana

Jamaica

Saint Kitts y Nevis

Santa Lucía

San Vicente y las Granadinas

Surinam

Trinidad y Tobago 

Página Web OFICINA SUB REGIONAL PARA EL CARIBE

subir


 

Oficina Subregional Cono Sur

Sede: Santiago de Chile
Países: Chile, Paraguay, Uruguay

 

Contexto Sociolaboral

 La coyuntura siempre cambiante por la que atraviesa la sub región, tanto en aspectos políticos como económicos, afecta sin duda profundamente el entorno sociolaboral y las perspectivas de desarrollo de cada uno de los países de la sub región, a saber Chile, Paraguay y Uruguay.

Un nuevo gobierno en Paraguay, cifras de desempleo que superan los dos dígitos en Uruguay y profundas dificultades para mantener un diálogo social tripartito constructivo en Chile son algunas de las características del ambiente sociolaboral en estos tres países. Además, una economía informal muy extendida en Paraguay y creciente en Uruguay no contribuye a la superación de la pobreza y a la inclusión social.

Chile ofrece un escenario más alentador, con un crecimiento de 2.7% en el segundo trimestre de 2003, y una tasa de desempleo de 9.1%. Las dificultades en materia sociolaboral en Chile en relación con el diálogo social tripartito, se han hecho evidentes en la negociación de una legislación que permita mayor flexibilidad laboral y de garantías a la maternidad.  Por otra parte, el alto desempleo juvenil y la necesidad de una formación más pertinente ocupa un lugar destacado la agenda laboral.

La situación en Paraguay es materia de preocupación. La economía no da muestras de recuperación en un país volcado a la producción y exportación de productos primarios, con elevados índices de pobreza, bajo crecimiento económico, problemas de corrupción y una cultura democrática reciente.

En Uruguay, el panorama económico, francamente recesivo con carácter de crisis, no ofrece perspectivas alentadoras a los actores sociales. Se hacen esfuerzos por mantener el número de asociados en las organizaciones empresariales y la militancia en las organizaciones sindicales, al tiempo que se busca brindar nuevos servicios y se solicita incansablemente al gobierno una reducción del aparato del Estado y de la carga fiscal.

En resumen, las economías de Paraguay y Uruguay son muy dependientes de los vaivenes de las economías de Argentina y Brasil. Asimismo, los aspectos sociolaborales tienen una gran demanda de parte del sector de los trabajadores, pero las organizaciones empresariales no parecen atribuirle la más alta prioridad en sus respectivas agendas. Así, los gobiernos intentan balancear la situación, al tiempo que buscan ejercer su propio rol político.

 

Principales desafíos Sociolaborales

 Paraguay:

  • afianzar la democracia,
  • creación de empleo y mejoramiento de las condiciones,
  • extensión de la protección social,
  • combate a la pobreza, igualdad de oportunidades,
  • diálogo social,
  • integración (MERCOSUR-ALCA).

Uruguay:

  • diálogo social,combate a la pobreza,
  • integración (MERCOSUR - ALCA),
  • creación de empleo,reforzar el Ministerio del Trabajo,sector informal,
  • negociación colectiva.

Chile:

  • diálogo social,
  • promoción del empleo juvenil,fomento a la formación profesional,
  • inclusión de las poblaciones indígenas en el mundo laboral en igualdad de condiciones.

 

Algunos programas y proyectos

  • Promoción de la seguridad y salud en el trabajo de la construcción en MERCOSUR y Chile.
     
  • Desarrollo de un modelo para la proyección financiera de los sistemas de pensiones de Chile, con aportes del Ministerio de Hacienda de Chile.
     
  • Apoyo al diseño de un Fondo de Compensación Solidario del Sistema Nacional de Salud en Chile, en conjunto con el Ministerio de Salud;
     
  • La formación sindical como instrumento para la modernización y el diálogo social, para la constitución de un sistema nacional de formación de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) en Chile;
     
  • Programa de erradicación de la explotación sexual comercial infantil en Chile, que se ejecuta en conjunto con entidades chilenas.

El VIH/SIDA en el mundo del trabajo, como tema de preocupación creciente en la Oficina Internacional del Trabajo ha dado lugar al compromiso de esta Oficina Sub regional.

 También es relevante mencionar que Chile, en asociación con actores de la sociedad civil y del gobierno accedió al financiamiento de un proyecto “Aceleración y profundización de la respuesta nacional intersectorial, participativa y descentralizada a la epidemia VIH/SIDA en Chile” a través del Fondo Global de Lucha contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria.

 

Convenios de la OIT ratificados por países de la subregión

Chile http://www.ilo.org/ilolex/cgi-lex/ratifcs.pl?Chile

Paraguay http://www.ilo.org/ilolex/cgi-lex/ratifcs.pl?Paraguay

Uruguay http://www.ilo.org/ilolex/cgi-lex/ratifcs.pl?Uruguay

 

Página Web OFICINA SUB REGIONAL CONO SUR

subir


 

Oficina Subregional Países Andinos

Sede: Lima
Países: Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú, Venezuela.

Contexto Sociolaboral

Con una población de más de 60 millones de habitantes, los países andinos comparten un proceso de integración de larga data, como también altos índices de pobreza y pobreza crítica, de desempleo y subempleo. El sector informal parece continuar sirviendo como “seguro de supervivencia” de los más desfavorecidos. La desigualdad en la distribución del ingreso es una de más altas del mundo. La clase media, en varios países, ha sufrido un deterioro del ingreso. La turbulencia social y política ha estado presente con frecuencia en la sub región y, a pesar de diversos tipos de esfuerzos gubernamentales, no ha desaparecido.

El diálogo social se ha intentado y congelado en repetidas oportunidades; en algunos países tales iniciativas persisten y han logrado mantener mecanismos de funcionamiento, con positivos resultados.

La evolución económica de la sub región andina, al igual que en el resto de América Latina, ha sido desfavorable desde la crisis financiera de 1998 y como consecuencia de la misma, persiste una elevada tasa de desempleo -de carácter cíclico, o por menor demanda de trabajo-.

En el caso de Perú, el tipo de crecimiento económico, centrado en la exportación minera y primaria en general, no permite que los beneficios del crecimiento -sobre niveles bajos- alcancen de manera significativa a la población, por ejemplo, contribuyendo a disminuir el desempleo o mejorando los ingresos.

La reducción de la tasa de desempleo en Ecuador se debe a la menor oferta de trabajo resultado de la gran emigración reciente. Ésta actúa de manera directa, por la emigración misma, así como de forma indirecta por el efecto de las remesas de los migrantes, que contribuyen en aumentar los ingresos - y reducir la oferta de trabajo- de los que permanecen en el país. Finalmente, en todos los casos, pero especialmente en Perú y Bolivia, las cifras de desempleo aparecen atenuadas por el aumento de la economía informal, que funciona como refugio de supervivencia para los que se hallan sin trabajo.

Entre los países de la región andina, Colombia presenta un caso particular, no sólo por la situación de conflicto que vive el país y que tiene profunda repercusión en los temas sociales, sino también por el alto grado de violencia contra los actores sociales, en especial en contra de los líderes y representantes sindicales. En Venezuela, existe inquietud por las tensiones aún irresueltas entre el gobierno y los actores sociales, es decir las organizaciones de empleadores y trabajadores

Toda política o modelo de desarrollo que se aplique en la región andina deberá tomar en cuenta la existencia de un gran número de habitantes pertenecientes a pueblos indígenas, así como la problemática económica, social y geopolítica que supone el cultivo y tráfico ilegal de la planta de coca.

 


Principales desafíos Sociolaborales

  • Definir y superar los déficit principales de trabajo decente.
     
  • Contribución a la lucha contra la pobreza mediante generación de empleo y trabajo decente a través del desarrollo de las micro y pequeñas empresas, la integración de la economía informal y la promoción de las cooperativas y la economía social.
     
  • Modernización de los ministerios de trabajo.
     
  • Cumplimiento efectivo de las normas laborales.
     
  • Fortalecimiento del dialogo social y de sus actores.
     
  • Mayor uso del diálogo social para fortalecer los procesos democráticos, la paz laboral y mejores condiciones de vida y trabajo para la población.
     
  • Desarrollo de la dimensión laboral en el proceso de integración.
     
  • Extensión de la cobertura de la protección social.
     
  • Para la cooperación de la Oficina: orientación de las actividades a resultados e impacto en los países.

 

Algunos Programas y Proyectos

  • Programa de promoción de los derechos laborales fundamentales.
     
  • Asistencia a los poderes legislativos y judiciales, formación en normas internacionales del trabajo.
     
  • Formulación de planes nacionales de trabajo decente en Perú, Ecuador y Bolivia.
     
  • Propuestas de políticas y programas de empleo y protección social en Bolivia y Ecuador.
     
  • Apoyo a la formulación de políticas públicas para el desarrollo de las micro y pequeñas empresas.
     
  • Desarrollo económico local y de las micro y pequeñas empresas en Bolivia y Perú.
  • Apoyo a la integración de la economía informal al desarrollo.
     
  • Reforma de relaciones laborales y capacitación productiva a mujeres de hogares pobres en Colombia.
     
  • Reforma de las encuestas de hogares en Colombia.
     
  • Apoyo de la OIT en situaciones de crisis; el terremoto en el sur del Perú.
     
  • Inversión publica intensiva en mano de obra: una alternativa para generar empleos productivos en Bolivia, Ecuador y Perú.
     
  • Capacitación laboral y promoción de microempresas en apoyo a la erradicación de la coca. Trópico de Cochabamba, Bolivia.
     
  • Equidad de género, pobreza y empleo en Bolivia, Ecuador y Perú.
     
  • Concienciación y capacitación sobre seguridad, salud y medio ambiente de trabajo.
     
  • Diagnóstico y propuestas para la modernización de los ministerios de trabajo de Bolivia, Ecuador y Perú.

 

Convenios de la OIT ratificados por países de la subregión

Bolivia 

Colombia 

Ecuador

Perú

Venezuela


Página Web OFICINA SUB REGIONAL PAÍSES ANDINOS

subir


 

Oficina Argentina

Sede: Buenos Aires

 

Contexto Sociolaboral

La agenda del gobierno argentino presenta como principales ejes la renovación institucional del sistema judicial, el compromiso con la defensa de los derechos humanos, el impulso de medidas económicas tendientes a promover el crecimiento y aliviar los problemas de pobreza y desempleo, que habían alcanzado niveles sin precedentes y una activa política regional de apoyo al MERCOSUR.

En el plano del empleo y la seguridad social, el gobierno está proponiendo una reforma previsional a partir de un proyecto de ley consensuado con los distintos sectores involucrados. El objetivo es construir un sistema de seguridad social que sea serio desde el punto de vista técnico y que tenga sustentabilidad económica, pero que se destaque fundamentalmente por proteger a los millones de trabajadores que se van a quedar sin jubilación en el futuro. La prioridad va a estar puesta en recuperar un instrumento de protección social antes que en priorizar la creación de un mercado de capitales como sucedió cuando se impulsó el régimen de capitalización.

En el primer semestre de 2002, en el momento más severo de la crisis, se inició la ejecución del Plan Jefas y Jefes de Hogar Desocupados, que se convirtió en un mega programa social. De acuerdo a la normativa de este programa, las personas reciben un beneficio de $150 mensuales quedando obligados a realizar una contraprestación que puede comprender la realización de actividades comunitarias, la finalización del ciclo educativo formal, la capacitación profesional o la incorporación a una empresa a través de un contrato de trabajo formal subsidiado. La celeridad con la que se puso en marcha permitió morigerar los aspectos sociales más graves de la crisis. Este programa, adquirió de hecho una doble naturaleza: programa de creación de empleo y programa de sostenimiento de ingresos mínimos.

En cuanto a los programas de empleo, está dando comienzo el componente de reinserción laboral del Plan Jefes y Jefas de Hogar Desocupados. Asimismo, el Ministerio de Trabajo está volcado a la reformulación de programas de fomento del empleo privado y de empleo público de emergencia para el desarrollo local, así como analizando la ampliación de la cobertura del seguro de desempleo.

 

Principales desafíos Sociolaborales

  • Lucha contra el desempleo a través de políticas activas de creación de empleos y el fomento de la pequeña y mediana empresa.
  • Formulación de estrategias de reducción de la pobreza.
  • Reformulación de sistemas de protección social sustentables.
  • Fortalecimiento del diálogo social.
  • Impulso de la dimensión social en los procesos de integración regional.

 

Algunos programas y proyectos

  • El programa de trabajo de la OIT en Argentina busca articular una programación, que contemple la integración de políticas, que responda a las necesidades de los individuos en el marco del concepto de trabajo decente, los cuatro objetivos estratégicos de la OIT, los objetivos de políticas comunes y los déficit de trabajo decente en el país.
     
  • El Programa Especial de Cooperación Técnica, que se desarrolló durante el año 2002 estaba basado en el objetivo de la OIT de atender las situaciones de crisis y emergencia y apoyar los esfuerzos del Gobierno para enfrentar los efectos sociales y laborales de la crisis.
     
  • Proyecto “Enfrentando los retos al trabajo decente en la crisis argentina”. Los objetivos de este proyecto son: 1) mejorar los métodos y las condiciones de implementación descentralizada de los programas de inclusión social instrumentados en respuesta a la crisis; 2) apoyar la preservación del empleo a través de la intervención preventiva en las crisis de empresas, conflictos colectivos y reconversión productiva; 3) apoyar el proceso de coordinación y armonización entre políticas, programas y planes en el campo económico y de empleo; 4) prevenir y contrarrestar el deterioro del salario y otros ingresos durante la crisis; 5) aumentar la cobertura de la protección del desempleo, vejez, invalidez, sobrevivencia y riesgos del trabajo; y 6) mejorar las capacidades institucionales y técnicas de los partícipes en el diálogo social.
     
  • “Programa integrado de apoyo a la reactivación del empleo en la Argentina” (en proceso de negociación). El Programa se articulará con los proyectos en ejecución y con las acciones que lleva adelante la Secretaría de Empleo del Ministerio de Trabajo en relación con la generación de empleo genuino, en particular, a través de la promoción del sector microempresario y la mejora de las posibilidades de acceso a oportunidades laborales y formativas.
     
  • Programa Nacional de Trabajo Decente, el objetivo de desarrollo de dicho programa, es contribuir a la recuperación cuantitativa y cualitativa del empleo, reducir el desempleo, mejorar la distribución del ingreso y fortalecer el diálogo social, a fin de disminuir la pobreza y la indigencia y superar los efectos negativos de la crisis económica y social.
     
  • El proyecto regional denominado “Incorporación de la dimensión de género en las políticas de erradicación de la pobreza y generación de empleo en América Latina” ha coordinado sus actividades tanto con el proyecto “Enfrentando los retos al trabajo decente en la crisis argentina” como con las acciones de la Oficina en Argentina destinadas a fortalecer la Comisión Tripartita de Igualdad de Trato y Oportunidades entre Varones y Mujeres en el Mundo Laboral, creada a instancias de OIT en 1998.
     
  • Proyecto regional “Promoción de la seguridad y salud en el trabajo en la construcción” que ha dado comienzo recientemente en Argentina.
     
  • El Proyecto Diagnóstico de Trabajo Infantil, elaborado en mayo de 2002, fue uno de los proyectos llevados a cabo por el Ministerio de Trabajo en el marco del Programa IPEC y constituye una herramienta imprescindible a la hora de formular políticas diferenciadas para atender el problema.
     
  • Entre las actividades y programas impulsados por el programa IPEC cabe destacar los siguientes programas:
     
  • El Programa de Medición del Trabajo Infantil, realizado en coordinación con el Instituto de Estadística y el Ministerio de Trabajo.
     
  • El Programa de Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil en el ámbito rural, realizado con la Unión Argentina de Trabajadores Rurales.
     
  • El Programa de Movilización de Educadores frente al trabajo infantil, realizado a través de la Confederación de Trabajadores de la Educación.
     
  • El Programa de prevención y erradicación de la explotación sexual comercial, que permite a Argentina sumarse a los esfuerzos que viene impulsando la OIT en la zona de triple frontera compartida con Brasil y Paraguay.
     
  •  El Programa de promoción del diálogo social, en el marco del cual se creó la Red Académica para el diálogo social en la Argentina, la cual está en óptimas condiciones de brindar colaboración y crear sinergias con el trabajo de la OIT a nivel nacional para combatir la pobreza y reducir la brecha de trabajo decente.

 

Convenios de la OIT ratificados por Argentina

http://www.ilo.org/ilolex/cgi-lex/ratifcs.pl?Argentina

 

Página Web OFICINA ARGENTINA

subir


 

Oficina Brasil

Sede: Brasilia

 

Contexto Sociolaboral

La elección mayoritaria del presidente Luiz Ignacio Da Silva en enero de 2003 vino acompañada por una gran expectativa popular en el plano social. El primer anuncio del nuevo presidente sobre el Programa de Hambre Cero y la lucha frontal contra la pobreza, marcó con una fuerte impronta ética la agenda social y económica del gobierno. Sin embargo, los compromisos provenientes del pago de la deuda externa sumados a la decisión de mantener políticas fiscales y monetarias ajustadas a fin de mantener la inflación a raya, ponen un límite “de facto” a la agenda social del nuevo presidente.

 Al mismo tiempo, el gobierno emprendió una ambiciosa reforma de los sistemas de pensiones e impositivos que ha enfrentado no pocas resistencias tanto de grupos legislativos en el Congreso como de organizaciones sindicales en las calles. Asimismo existe una fuerte presión de movimientos de movilización rurales tales como el Movimiento de los Sin Tierra que ha venido aumentando las ocupaciones de tierras.

 El gobierno continúa enfatizando su adhesión a los esquemas regionales de integración, poniendo énfasis en el fortalecimiento del MERCOSUR al tiempo que continúa negociando con Estados Unidos en torno a la participación de Brasil en un Tratado de Libre Comercio para las Américas.

Aunque según las proyecciones del Panorama Laboral de la OIT las cifras de desempleo deberían disminuir levemente en el próximo año, existen algunas incertidumbres a la luz del nivel actual de estancamiento de producción industrial.

A pesar de la decisión de mantener políticas fiscales e antiinflacionarias ajustadas, el gobierno procura actualmente relanzar algunos programas sociales como el de Hambre Cero reformulándolo en el marco de un acercamiento integrado, y expandir su compromiso con diversos planes de bienestar social como una forma de reafirmar su voluntad de cambio social. Así, se procura impulsar planes de empleo focalizados para quienes nunca antes habían trabajado, se alientan políticas bancarias que fomenten el otorgamiento de micro créditos y se impulsa un programa alfabetizador basado en el esfuerzo voluntario.

 

Principales desafíos sociolaborales

  • Lucha contra la pobreza.
     
  • Creación de empleos para jóvenes.
     
  • Combate contra el Trabajo Infantil.
     
  • Mejoramiento de la salud e higiene en el trabajo.
     
  • Promoción de la dimensión social en los procesos de integración regional.

 

Algunos programas y proyectos

Combate contra el trabajo infantil a través del programa IPEC

  • Trabajo Infantil Doméstico
    Aproximadamente existen 500 mil trabajadores infantiles domésticos en casa de terceros, separados de sus familias y sin oportunidad de estudiar o jugar. Es un ejército oculto de mano-de-obra, sujeto a todo tipo de explotación. La OIT/IPEC apoya esfuerzos nacionales para sensibilizar a la sociedad, prevenir y enfrentar el problema.
     
  • Explotación Sexual Comercial de Niños y Adolescentes
    Desde 1997, la OIT/IPEC desarrolla acciones con el gobierno, organizaciones de empleados y de trabajadores para retirar niñas y niños de las redes de tráfico y explotación sexual y ofrecer medios de rehabilitación e integración en la comunidad.
     
  • Economía Agrícola en Régimen Familiar
    La OIT/IPEC ha desarrollado formas sistemáticas e innovadoras para reducir el trabajo infantil en la agricultura familiar y promover alternativas económicas para las familias.
     
  • Trabajo Informal Urbano y Explotación por el Narcotráfico
    La OIT/IPEC contribuyó con el movimiento social brasileño de defensa de los derechos de los niños y niñas de la calle. Diversas iniciativas fueron diseñadas con entidades civiles para conocer la naturaleza del fenómeno del trabajo infantil en la economía informal urbana y ejecutar acciones de protección integral con niños ocupados en actividades informales, lícitas o ilícitas, así como promover su reinserción en la escuela.
     

Discriminación y diversidad en el trabajo

La OIT combate la discriminación en el trabajo, defendiendo iguales oportunidades para hombres y mujeres, sin importar la raza, color o religión. En Brasil la organización es socia de varias actividades dirigidas a la promoción de la diversidad y combatir la discriminación en el lugar de trabajo. Desde el año 2000, la OIT apoya al Programa Integrado de Inclusión Social en el Municipio de Santo André, en São Paulo, el cual viene siendo imitado y ampliado. El éxito de este Programa ya fue reconocido internacionalmente, habiendo obtenido el “Premio Internacional de Dubai sobre Mejores Prácticas para mejorar las condiciones de Vida”.

Trabajo esclavo

Reconociendo los esfuerzos brasileños y las dificultades existentes para cumplir las Convenios sobre trabajo forzado (Nº 29 y   y Nº 105 ), la OIT y el gobierno brasileño dieron inicio al Proyecto “Combate al Trabajo Esclavo en el Brasil”  (en portugués) en abril de 2002. 

Red de empleo para jóvenes

El desempleo es un problema general, sin embargo es mucho más grave entre los jóvenes. En ese contexto la OIT y el Banco Mundial, entre otras agencias, están apoyando el Programa “Primer Empleo” del Gobierno Federal, con el fin de articular el Programa con diversas iniciativas nacionales e internacionales de soporte a la generación de trabajo productivo y decente y a la promoción de jóvenes emprendedores.
 

Cooperativas

En Brasil la OIT ha dado apoyo a la realización de seminarios sobre cooperativas, organizados por el Ministerio de Trabajo y Empleo (MTE), Ministerio Público del Trabajo (MPT) y otras entidades. Están previstas nuevas asociaciones para 2004-2005. Las actividades incluyen servicios de consultoría y cooperación técnica, reuniones, investigaciones y publicaciones sobre valores y principios del cooperativismo.
 

Seguridad y Salud en el Trabajo

La OIT ha prestado colaboración continua y apoyo técnico e institucional al Ministerio de Trabajo y Empleo, a la Fundación Jorge Duprat Figuereido de Seguridad y Medicina del Trabajo (FUNDACENTRO) y al Servicio Social de la Industria (SESI) para: promover la concientización y mejoras en los procesos de gestión y prevención de accidentes y riesgos ocupacionales de trabajo; discutir formas de mejorar la aplicación de Convenio sobre seguridad y salud en el trabajo ratificadas por Brasil; y evaluar las implicaciones de la adaptación de normas reguladoras a los Convenios Nº 167 , 176   y 184,   respectivamente sobre construcción civil, trabajo en minas y agricultura, que han sido consideradas para ser ratificados por Brasil.
La OIT, en asociación con la Organización Mundial de la Salud/ Organización Panamericana de la Salud (OMS/OPS), el MTE, el Ministerio de Salud y organizaciones de empleadores y trabajadores, inició en 2001 un proceso de concientización y consultas técnicas con el fin de formular un Programa Nacional de Prevención y Erradicación de la Silicosis.

 

HIV/AIDS

 En asociación con el Ministerio de Salud fue lanzada en mayo de 2002 en Sao Paulo, la versión en portugués del Repertorio de Recomendaciones Prácticas de la OIT sobre HIV/AIDS y el Mundo del Trabajo.
 

Discapacitados

La OIT actúa en colaboración con el SESI (Servicio Social de la Industria) y otras organizaciones de empleadores y trabajadores, así como órganos del gobierno en actividades que faciliten y promuevan la inclusión de personas discapacitadas en el mercado de trabajo.

 

Convenios Ratificados por Brasil
www.ilo.org/ilolex/cgi-lex/ratifcs.pl?Brasil

 

Página Web OFICINA BRASIL

subir


 

Oficina México y Cuba

Sede: México
Países: Cuba y México


Contexto Sociolaboral

Desde mediados de la década de los 80, México atraviesa una profunda transformación de sus estructuras económicas como resultado de procesos de apertura de su economía, del desplazamiento del petróleo como principal fuente de ingresos externos y de su integración en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA en sus siglas en inglés), un bloque comercial también integrado por los Estados Unidos y Canadá.

Más de la mitad de la producción de manufacturas tiene lugar en las maquiladoras, plantas industriales de ensamblaje de productos destinados exclusivamente para la exportación.

Bien integrada en la dinámica de la globalización, la economía mexicana muestra cifras de exportación, productividad y empleo relativamente superiores cuando se la compara con la de otros países de similar magnitud en América Latina.

El turismo representa también una importante fuente de ingresos para la economía del país, así como la transferencia de divisas provenientes de remesas de los inmigrantes mexicanos radicados principalmente en los Estados Unidos

La aprobación de una reforma fiscal con capacidad recaudatoria y planteamientos para una simplificación administrativa, procura crear oportunidades para acordar una reestructuración en materia energética, educativa e incluso una reforma en la ley laboral que incluya prestaciones y un mayor control que evite la expansión del sector informal de la economía.

La creación de empleos supone uno de los grandes retos para el país y depende en buena medida del esfuerzo conjunto de empresarios, trabajadores y gobierno, así como de la construcción de consensos para aprobar las reformas estructurales pendientes en la agenda del gobierno.

 México es por ejemplo, uno de los contados países de la región que en las últimas décadas no realizó reformas a su marco jurídico en materia de trabajo y en razón de esta situación su legislación presenta hoy limitaciones e incompatibilidades con la capacidad de adaptación que el contexto de una economía globalizada impone a empresas y trabajadores.

Principales desafíos sociolaborales

  • Creación de empleos para mujeres y jóvenes. 
  • Reforma de la legislación laboral. 
  • Impacto sociolaboral de los acuerdos de integración regional y de libre comercio.

Algunos programas y proyectos

En el marco del Trabajo Decente, la OIT México ha agrupado todas sus actividades coherentemente alrededor del eje de empleo. Entre los programas y proyectos principales destacan:

  • Proyecto de cooperación técnica IPEC “Combate a la Explotación Sexual Comercial Infantil”. El proyecto tiene cuatro componentes: sensibilización sobre las consecuencias negativas, mejoras en el ámbito legislativo, identificación de redes de explotadores y acción directa en tres ciudades (Acapulco, Guadalajara y Tijuana).
     
  • Nuevo proyecto de cooperación técnica GENPROM “Más y mejores empleos para las mujeres”. El proyecto operará en cuatro Estados (Chiapas, Chihuahua, Veracruz y Yucatán) y tiene dos vertientes principales, el empoderamiento laboral y productivo de mujeres en la industria maquiladora y el desarrollo de microempresas de mujeres.
     
  • Programa “Sistemas de Medición de Avance de la Productividad” (SIMAPRO) en la industria azucarera mexicana (hasta la fecha 12 ingenios) y cubana (dos experiencias pilotos). Se está considerando la extensión de la metodología hacía la industria textil.
      
  • Programa de formación SafeWork con empresas de diferentes tamaños, delegados sindicales en las Comisiones Mixtas de Seguridad e Higiene en las empresas y la Dirección General de Seguridad e Higiene de la Secretaría del Trabajo en México, con vista a la construcción de un programa nacional tripartito SafeWork / Trabajo Seguro.
      
  • Estudio sobre Indicadores de Trabajo Decente y Nueva Cultura Laboral con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social en México, para identificar sinergias entre los dos conceptos y definir eventuales áreas de cooperación hacía el futuro.
     
  • Estudio sobre el impacto de la integración económica en el empleo en México, Argentina y Brasil, en estrecha colaboración con el departamento EMP/STRAT en Ginebra y la Oficina Regional.
     
  • Estudio sobre Trabajo Decente y Empleo en Cuba, integrado entre otros por diagnósticos del sistema de la formación profesional, de los sistemas de seguridad y salud en el trabajo, de la seguridad social, del empleo y de las estadísticas en materia laboral.

Convenios ratificados por país

Cuba: http://www.ilo.org/ilolex/cgi-lex/ratifcs.pl?Cuba
México: http://www.ilo.org/ilolex/cgi-lex/ratifcs.pl?México

 

Página Web OFICINA MEXICO Y CUBA

subir


 

CINTERFOR

El centro Interamericano de Investigación y Documentación sobre Formación Profesional (CINTERFOR) es un servicio técnico de la OIT, creado en 1963. Actúa como núcleo de un sistema constituido por las instituciones y organismos de formación profesional de los Estados Miembros de la OIT en las Américas y España.

Sede: Montevideo, Uruguay

Principales Temas

Fortalecimiento de la institucionalidad de la formación

El Centro acompaña mediante acciones de apoyo, consultoría y difusión de información los esfuerzos de las instituciones de formación profesional por lograr una mayor capacidad de respuesta, modernización, flexibilidad, calidad y adaptación a las transformaciones tecnológicas, productivas y laborales. En particular, a través de las siguientes líneas:

  • Gestión de las Instituciones de Formación Profesional: facilitación de medios de apoyo informativo y técnico, para la planificación, organización, dirección, ejecución y control a los tomadores de decisiones y responsables de las políticas de formación de las instituciones.
     
  • Financiamiento de la formación: estudio de los distintos sistemas de financiamiento. Suministro de información sobre estos sistemas y su evolución.
     
  • Calidad de la formación profesional: apoyo mediante acciones de cooperación técnica, intercambio y difusión de experiencias exitosas, a los procesos de transformación institucional y de gestión de calidad, apuntando a la certificación bajo los estándares ISO.
     
  • Aplicación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) a la formación profesional: diseño y ejecución de cursos y seminarios virtuales. Difusión de conocimientos y experiencias en materia de aplicación de las TIC a la formación profesional.
     
  • Formación profesional con enfoque de género: desde 1998 se encuentra a cargo del Centro la coordinación y supervisión técnica del Programa Regional de Fortalecimiento de la Formación Técnica y Profesional de Mujeres de Bajos Ingresos (FORMUJER). Co-financiado por el BID, FORMUJER es ejecutado bajo la modalidad de Proyectos pilotos en Argentina (hasta fines del 2004), Bolivia (concluido) y Costa Rica (en fase de conclusión). En Uruguay se presta asistencia al Proyecto PROIMUJER, financiado y ejecutado por la Junta Nacional de Empleo, del Ministerios de Trabajo y Seguridad Social. De modo general, el Centro apoya el fortalecimiento de las políticas activas de empleo de calidad y con equidad social.
     
  • Desarrollo de acciones formativas a nivel sub regional, local y sectorial: Mediante diversas acciones el Centro apoya el fortalecimiento de las capacidades de las instituciones en los ámbitos sub regional, local y sectorial. Igualmente, se ocupa de acompañar las iniciativas de formación en los procesos de integración sub regional.
     
  • Capacitación y desarrollo de personal para la formación profesional: A través de seminarios presenciales y virtuales, así como de publicaciones y materiales didácticos, el Centro fomenta la cooperación horizontal y la capacitación de directivos y funcionarios de las instituciones de formación profesional.


Diálogo Social y formación profesional

La formación profesional constituye un ámbito altamente propicio para el diálogo social. En el marco del objetivo de la OIT en orden a fortalecer la participación de los actores sociales con miras al desarrollo del diálogo social, Cinterfor/OIT procura potenciar dicha orientación en todo lo relativo a la formación profesional.

Las siguientes son algunas de las principales líneas de actuación del Centro en este campo:

  • Normas Internacionales del Trabajo y formación profesional: El Centro publica trabajos y estudios, así como realiza eventos de forma regular sobre este tema. Paralelamente acompaña los procesos de discusión y/o revisión de aquellas Normas Internacionales del Trabajo que poseen relación con el tema de la formación profesional.
     
  • Integración regional y formación profesional: El Centro desarrolla en forma permanente acciones de cooperación técnica con las instancias laborales en los procesos de integración regional (especialmente del Mercosur y la Comunidad Andina de Naciones), en lo que atañe al campo de la formación profesional.
     
  • Organizaciones de trabajadores y empleadores y formación profesional: Cinterfor/OIT realiza acciones de capacitación, asistencia técnica y diseminación de información, en orden a fortalecer la capacidad de estas organizaciones para participar e incidir en la gestión de políticas públicas de formación profesional, así como en la negociación del tema a distinto nivel (nacional, sectorial, local y de empresa). Facilita asimismo el establecimiento de mecanismos de intercambio y cooperación técnica horizontal.

 

Desarrollo de sistemas y marcos nacionales para la formación profesional

Cinterfor/OIT acompaña el creciente interés de los países de la región en orden a explorar  e incorporar nuevos modelos para hacer más pertinente la formación.

  • Formación profesional y aprendizaje a lo largo de la vida: El Centro acompaña, documenta y difunde las experiencias nacionales orientadas a la articulación de las diferentes opciones de formación profesional y educación, en la filosofía de la formación a lo largo de la vida.
  • Fortalecimiento de la formación basada en competencias: El Centro ofrece a las instituciones de formación profesional la más amplia base de información y consulta sobre la organización de la formación y las nuevas perspectivas metodológicas en el diseño de programas. Asimismo estimula de forma permanente el intercambio y cooperación horizontal sobre estos temas entre los distintos países y entidades.
  • Desarrollo de marcos nacionales de formación profesional: El Centro acompaña, documenta y difunde las experiencias de reformas llevadas adelante en los países en orden al afianzamiento de la formación basada en competencias, el desarrollo de sistemas de certificación de las competencias y el acercamiento entre los sistemas de educación y formación.

 

Desarrollo de actividades focalizadas en formación profesional

Mediante las diversas líneas de trabajo, el Centro apoya el desarrollo de actividades de formación focalizadas en grupos de población en situación de desventaja para contribuir a ofrecerles mayores oportunidades de mejorar su productividad y empleabilidad. En este sentido, las áreas prioritarias son las relacionadas con mujer y pobreza, y jóvenes, formación y empleo.

 

Página Web CINTERFOR

 

subir

Presentación
Estructura y Organigrama
Oficina Subregional América Central
Oficina Subregional Caribe
Oficina Subregional Cono Sur
Oficina Subregional Países Andinos
Oficina Argentina
Oficina Brasil
Oficina México y Cuba
CINTERFOR

Inicio | Contáctenos


© 2003 OIT Organización Internacional del Trabajo.
Las Flores 275 San Isidro. Apartado postal 14-124 Lima, Perú.
Teléfono +511 6150300   Fax +511 6150400   Email: oit@oit.org.pe
Términos y condiciones de uso